miércoles, 30 de marzo de 2011

Crónica del Concierto de Roger Waters, "The Wall", 29/3/11

"Hello?
Is there anybody in there?
Just nod if you can hear me.
Is there anyone at home?
Come on, now,
I hear you're feeling down.
Well I can ease your pain
And get you on your feet again.
Relax.
I need some information first.
Just the basic facts
Can you show me where it hurts?

There is no pain you are receding
A distant ship, smoke on the horizon.
You are only coming through in waves.
Your lips move but I can't hear what you're saying.
When I was a child I had a fever
My hands felt just like two balloons.
Now I've got that feeling once again
I can't explain you would not understand
This is not how I am.
I... have become comfortably numb.

I... have become comfortably numb.

O.K.
Just a little pin prick.
There'll be no more *aaaaaahhhh*!
But you may feel a little sick.
Can you stand up?
I do believe its working. Good.
That'll keep you going through the show
Come on it's time to go.

There is no pain you are receding
A distant ship, smoke on the horizon.
You are only coming through in waves.
Your lips move but I can't hear what you're saying.
When I was a child
I caught a fleeting glimpse
Out of the corner of my eye
I turned to look but it was gone
I cannot put my finger on it now
The child is grown,
The dream is gone.
I... have become comfortably numb."

Pink Floyd, Comfortably Numb


Bueno, señoras y señores... Intentaré sacar palabras que puedan hacer una pequeña idea de lo que presenciamos anoche. Porque nada verbal puede describirlo, el juego de imágenes, de sensaciones... Para conocerlo, hay que vivirlo. Y pese a que seguramente no podremos volver a sentir esto, el muro,nunca más... me alegro de haberlo podido vivir al menos una vez en la vida.
Bien, tras comprar las entradas el 1 de julio de 2010, y tras muchos meses de espera, llegó el 29 de marzo de 2011. El día señalado para poder vivir el "The Wall" de Pink Floyd, aunque del grupo original solo estaba Roger Waters. Llegamos prontico y con muchas ganas, a eso de las 20:15. En ese coche estábamos Alex, su hermano y sus padres y yo. Nuestro asiento era en grada, en el sector de la derecha, reservado, así que no ibamos con prisas... Salimos a la terraza, o balcón, o como lo queráis llamar, que hay en el lateral del estadio, que da para la entrada del Palau (terraza donde hubo algun golpe desafortunado...jeje). Nos pusimos a charlar y a cenar mientras esperábamos que viniese el otro cargamento de amigos que venía a disfrutar el concierto, que eran Dani, Rubén (lo llamaré Acedo a partir de ahora, que es como és más conocido... como carta de presentación diré que es un tipo muy especial, de palabras breves y concisas... se dice que es un ser mitológico), y el hermano y el padre de Dani. Pronto los vimos circular por el camino que lleva a la entrada, pero tardaron en entrar porque ya se había formado cola. Pronto nos reunimos y bajamos a nuestro sitio en la grada. Las fotos que hice no salieron demasiado bien por el tema de la poca iluminacion y que el flash, además de no querer usarlo un poco por respeto a los músicos, no estaba permitido utilizarlo. Pero antes de comenzar el concierto, el escenario tenía esta pinta:

















Bueno, bastante puntual, quizá a eso de las 21:35 salió una voz advirtiendonos del tema del flash, que además añadió que "igualment, qui utilitzi el flash només tindrà una imatge d'una paret completament blanca". Se apagaron las luces y pronto comenzaron a sonar voces, gritos, proclamas, mientras se proyectaba en el muro... todos los músicos salieron a escena para interpretar el primer tema de la noche, "In the Flesh?", que da inicio al disco. Enseguida el escenario se invadió de esa estética en plan régimen fascista, las proyecciones en el muro, gente con banderas, la señal con los dos martillos cruzados, un Roger Waters disfrazado de dictador...

















Una gran cantidad de fuegos artificiales pusieron fin al tema, cuando un avión, réplica de un caza de guerra, que estaba suspendido en la parte superior del estadio, se estrelló contra la parte superior derecha del muro, en una llamarada final. La gente estalló en aplausos y ovaciones. Dani me contó que tenía los pelos de punta, y yo reconozco que durante el concierto me quedé con la boca abierta en más de una ocasión. Se sucedió después con "The Thin Ice", a medida que se proyectaban en la pantalla del centro (que nos tapaba un poco una pantalla de altavoces) imágenes de personas muertas en guerra, tanto actuales como de la 2ª Guerra Mundial, tanto militares como pobres civiles. A esto hay que añadir que tanto Waters como los demás músicos ya no estaban disfrazados, hasta más adelante en el concierto. La calidad de sonido era impresionante, se escuchaba todo con nitidez, y los efectos de sonido acompañaban muy bien a todo lo que sucedía en el escenario, mientras las proyecciones iban fluyendo sobre el muro, al cual poco a poco se le iban añadiendo más bloques. Tras ésta, vino la aclamadísima "Another Brick in the Wall, Pt. 1", que fue sucedida por "The Happiest Day of Our Lives", que conecta esa canción con su 2ª parte, "Another Brick in the Wall, Pt. 2". En ésta apareció de la nada un demoniaco profesor gigantesco, signo de la opresión en las aulas de la que habla la canción. Un coro de niños y niñas salió acompañando a Roger Waters, con la camiseta con el texto "Fear Builds Walls", para echar al profesor de allí. (Por el efecto que pasa con las cámaras, que parece que esté tomada la foto desde más lejos de lo que se estaba en realidad, costaba pillar estas cosas... pero allí en persona se veía de lujo)


















Al acabar se dirigió Roger al público en català, diciéndonos "Bona nit Barcelona, gràcies per venir. I bravo pels nens!!!". El show era espectacular, la verdad, las proyecciones acompañadas de los sonidos de los helicópteros que sobrevolaban nuestras cabezas, y los focos apuntando hacia el público representaban todo un impacto para los sentidos. Roger se quedó solo en escena con una guitarra acústica para tocar "Mother", mientras al fondo se pudo ver el enorme muñeco de la madre (que no pude pillar bien con la cámara por el tema de la iluminación). Puntazo que al decir la frase "Mother should I trust the government?" proyectasen en el muro "No Fucking Way!" y al otro lado "No me jodas"... Y aquí una foto en la cual se compara la madre supervisora de la canción con el "Gran Hermano" del "1984" de Orwell, que por lo que pude notar influenció bastante este álbum, noté más de una referencia a ello en las proyecciones...


















El muro se iba construyendo rápidamente mientras se sucedía la historia. Pronto, los aviones bombarderos se proyectaron en el muro, lanzando sobre las ciudades bombas en forma de símbolos tales como los de la marca Mercedes-Benz, o de las gasolineras Shell, o símbolos religiosos. "Goodbye, Blue Sky".

















Se fueron sucediendo las canciones, mientras se proyectaban en el muro o en la pantalla del fondo imágenes de la película, como esa famosa de las dos flores en la que una devora la otra... En "Young Lust" incluso sacaron un muñeco enorme también representando una groupie. El muro, en esta parte del concierto, ya estaba prácticamente acabado. Sólo quedaban los huecos por donde se podían ver a los músicos. Le siguieron "One of My Turns" y la psicodélica y sin embargo genial "Don't Leave Me Now", mientras aprovechando un buen efecto visual de las proyecciones iban añadiendo los últimos ladrillos. Siguió el show con "Another Brick in the Wall, Pt. 3", mientras a través del último hueco, el último ladrillo que quedaba por poner, Roger cantó el "Goodbye, Cruel World". Entonces salió un gran "Intermission" en el muro, que significaba el descanso del concierto. Se había puesto fin al CD1, y el muro se había construído ya. De mientras fueron proyectando imágenes de personas que habían caído en la guerra, como en "The Thin Ice".























Sus 10 minutos o así tardaron en volver, minutos que aprovechamos para hacernos algunas fotos con el muro detrás, y charlar sobre cómo lo estábamos flipando cada uno. Según palabras del padre de Dani "Al comenzar, tenía como algo aquí en el estómago, que creía que nunca podría llegar a ver esto, y ahí estaba". El concierto estaba resultando un éxito total. Con el muro hecho, y todos los músicos detrás de éste, tocaron "Hey You", temazo que introduce el CD2. Entonces se abrió un pequeño hueco de dos ladrillos en la parte derecha, por los que se asomó Roger a cantar "Is There Anybody Out There?". Luego se volvió a tapar el hueco, y por la parte izquierda una parte del muro se descolgó cual puente levadizo, mostrando una habitación, dentro de la cual estaba Roger, que interpretó "Nobody Home". Esa parte del muro volvió a su posición original, y entonces Roger salió delante del muro, mientras que los músicos seguían detrás de éste. Ahí interpretó "Vera" y el himno antibélico "Bring the Boys Back Home".

















Después de éste temazo llegó el que quizá junto a "Another Brick In The Wall" es el más emblemático del disco, "Comfortably Numb". Por encima del muro, en un elevador, salió la segunda voz de la canción, que acompañaría a Roger, y en otro elevador salió el guitarrista a la hora de hacer el solo, aunque la maldita pantalla de altavoces nos lo tapó. Pero el solo de Comfortably es considerado uno de los mejores de la historia, y así se hizo sonar por la sala, aunque no fuese David Gilmour quien lo interpretase, el feeling fue tremendo. Todos los músicos hicieron un trabajo excepcional. Mientras se sucedía el tema, fueron montando el equipo de los músicos fuera del muro.


















Tras este tremendo tema, salieron los coristas disfrazados de oficiales, tal y como pasó en la primera canción del concierto, y cantaron "Show Must Go On". Entonces todos los músicos ocuparon sus lugares, también disfrazados de oficiales, en el escenario, mientras Roger volvía con su disfraz de dictador. "In The Flesh" comenzaba a resonar, como un flashback del inicio del concierto, mientras volvían las banderas con los martillos, y los coristas pedían palmas en una especie de coreografía. Uno de ellos le alcanzó una metralleta a Roger, que ametralló al público, tanto a pistas como a gradas.

















Pronto Roger preguntó "Are there any paranoids in Barcelona? This is for you!!!" y comenzaron "Run Like Hell", liberando sobre el público un globo en forma de un enorme jabalí negro con las frases y símbolos que se habían ido proyectando en el muro grabadas en él. Los martillos caminaban por el muro mientras se escuchaba su marcha resonar por todo el estadio, escena muy famosa, mientras los músicos interpretaban magistralmente el tema, y Roger gritaba consignas con un megáfono.

















A ésta canción la sucedió "Waiting For The Worms", canción en la cual por el final el cerdo se perdía por una esquina del muro, y que fue sucedida por la breve "Stop". Canción que precede al juicio, "The Trial", que prácticamente pone fin al disco. Las proyecciones se fueron sucediendo en el muro, alternando escenas en 3D con animaciones de la película de The Wall, mientras que Roger interpretaba a los distintos personajes, como al pomposo juez. Al final acabaron tanto los músicos como nosotros, el público, gritando el atronador "Tear down the wall!!!... Tear down the all!!!". Durante la canción aprovechando que el público estaría absorto con el juego de imágenes y la música, habían ido despejando los instrumentos del escenario. Movieron las últimas piezas tras estos gritos, y pronto el muro comenzó a caer, entre los gritos de entusiasmo del público.

















Al poco rato salieron los músicos junto a Roger, que tocó para cerrar el concierto la breve "Outside the Wall". Entonces ya presentó a los músicos, y se despidió del público, mientras nos decía que habíamos sido un público fenomenal, y que estaba encantado de haber tocado para nosotros. Se fue del escenario con un "Visca Barcelona!", y se encendieron las luces, señal inequívoca en todo concierto de que se ha acabado. Y aquí se cerró uno de los conciertos más impresionantes de todos los que he ido y voy a ir en mi vida, seguro. Único e incomparable.

















Desde aquí me despido, y espero volver pronto con la crónica del concierto de Slayer/Megadeth al que iré este viernes. Y con el que pronto tendremos los "Full of Anger", el 9 de abril. Espero que lo disfrutéis.

Saludos!!!

3 comentarios:

white nuclear girl dijo...

Joder, me he leído la crítica muy por encima pero es que sólo con ver las fotos ya casi me da algo. Es que casi me entran ganas de llorar. Como me arrepiento de no haber ido pero me alegro muchisimo más de que hayáis podido vivir algo así... no lo olvidarás en la vida, ya lo sabes.
Te quiero munnncho xavi

clara.:[ dijo...

xaviiii!:)
he colgado un tercio de crónica :D
esta tarde la acabaré, y aver si se me cargan los videos jaja

ya hablaremos ^^

Xavi dijo...

jeje si, ya le he echado un vistazo y esta muy bien... tu tambien tienes memoria fotografica con las anedcotas, no? yo la tengo empezada tambien, pero entre los examenes y mucha mucha faena no se cuando la acabare... y ademas, no quiero que se me acumule la faena con la cronica del concierto nuestro de este sabado. asi que ya veremos
nos vemos!!!